La capitular o letra capital tiene su origen en los escritos medievales. Siglos después, han perdurado y siguen apareciendo en libros y publicaciones modernas.

El vocablo capitular proviene de la palabra latina capita que, literalmente, significa “cabeza”, “capítulo” o “comienzo”. Por tanto, su etimología se remite a su uso en el comienzo de distintos capítulos y párrafos de manuscritos y libros.

La letra capital puede ocupar el espacio de dos o tres líneas del texto. En textos antiguos solía ocupar varios renglones más.

Incluso podía sobresalir sobre del margen izquierdo y hasta ocupar el alto de la columna entera.

Con capitular o letra capital se denomina a las letras de gran formato al inicio de los textos. Estas letras solían ser muy llamativas y estar generosamente adornadas en los escritos antiguos.

Algunas letras capitales son una obra de arte en sí mismas, tal como vemos a continuación.

 

Imágenes de letras capitales tomadas de Pinterest.

Imágenes de letras capitales tomadas de Pinterest.

 

¿Te interesa conocer más sobre el concepto, la historia, la evolución y el uso tipográfico? Entonces no dejes de leer este artículo del profesor de latín y griego Juan José Marcos.

 

¿Cuál es la función de la letra capital?

En la actualizad, la función de la capitular es meramente decorativa, pero no lo fue así durante un largo tiempo.

Los manuscritos antiguos solían ser un bloque homogéneo de texto, donde no había ni siquiera punto y aparte. Por tanto, se volvía necesario marcar el inicio de un texto principal o importante.

Así, la letra capital tenía una función de ubicación: era necesaria para ubicar al lector en el texto.

Del mismo modo que los calderones servían para marcar donde iniciaba cada párrafo; la letra capital era el recurso con el que se distinguía a los párrafos que iniciaban un capítulo o sección.

El uso de recursos estilísticos y de situación como estos eran pertinentes debido al tipo de escritura. La letra de los manuscritos medievales era extremadamente regular, comparta y, por tanto, monótona.

 

La letra capital en los libros digitales ¿vale la pena su inclusión?

En un libro digital es muy importante que el contenido pueda leerse sin problemas en distintos dispositivos. Por ello, lo mejor es no recargar el ebook con adornos innecesarios.

Hay que preguntarse, ¿vale la pena usar letra capital en los libros electrónicos? ¿Qué le aporta una capitular a los textos de un ebook?

El quid está en que puede surgir algún problema cuando el dispositivo de lectura es un poco viejo. Esto se debe a que el aparato no soporta características más nuevas de los libros digitales.

Por ejemplo, la capitular puede aparecer en medio del texto en un e-reader que no es de última generación.

Cuando la letra capital está hecha con una fuente básica, serif o sans serif, no presenta ningún problema en los ebooks.

Caso distinto es una tipografía ornamental, que no está contemplada como una fuente para ser usada en HTML, la base de los libros digitales EPUB.

Por ejemplo, tomaremos la plantilla prediseñada Wendy para visualizarlo de manera gráfica.

 

Cómo evitar inconvenientes con letras capitulares en los ebooks

En el archivo “README first- LEEME primero .txt” incluido entre los archivos de descarga tras la compra sugerimos cambiar la letra capital que se usa para el libro en papel.

La fuente Henny Penny es muy bonita e idónea para este tipo de libros; siempre que se use en textos cortos, como los títulos y frases cortas.

Ejemplo del uso de la fuente Henny Penny en nuestra plantilla prediseñada Wendy

 

Esta fuente es una de tipo ornamental y, por tanto, no es soportada de manera correcta por el lenguaje HTML.

En estos casos, si se quiere incluir una capitular la mejor solución es cambiar el tipo de fuente de la letra capital.

En la plantilla Wendy sugerimos que se use la misma que en el texto principal. Así, en la exportación del archivo InDesign a EPUB la conversión será a una fuente serif.

Visualización de la capitular en Wendy, con una fuente ornamental y una con remates

En el lector de la izquierda la capitular es una fuente ornamental, mientras que en la derecha la letra capital es una fuente serif. Esta última, como puede verse, no da problema alguno para visualizar correctamente el texto en soporte digital.

 

El mismo principio puede aplicarse a Guillermo, aunque la fuente de la capitular de esta plantilla en InDesign no presenta inconvenientes.

Tampoco en la plantilla científica José, la infantil Heidi; ni en la de ciencia ficción Miguel (donde la capitular no tiene remates), entre otras.

 

La letra capital en Word

Hay que tener mucho cuidado con las capitulares en Word porque al insertarlas el programa crea un cuadro de texto. Esta función hace que la primera letra del párrafo se separe del párrafo.

Si se quiere revertir la situación hay que eliminar el cuadro de texto y, por tanto, también se elimina la letra que hace de capital.

Además, este cuadro de texto, aunque anclado, puede dar serios problemas al momento de convertir a MOBI.

Como la función es ornamental, nuestra sugerencia es que se elimine la capitular en los documentos de Word. No aporta información ni estética y puede dar grandes dolores de cabeza.

Se trate de la versión en papel o en digital, el camino más óptimo es probar qué fuente nos gusta para una capitular. Y hacer pruebas, tanto de impresión como de conversión a digital.

 

Otros enlaces de interés

Las letras capitulares, en Unos tipos duros.

Cómo crear y usar capitulares en InDesign, por Emiliano Molina.

Aplicación de Letra Capital en Word, por Elías Rivera.